Compartir

Hermanas de Lastarria dan ejemplo de solidaridad y empatía en tiempos de pandemia

Hermanas de Lastarria dan ejemplo de solidaridad y empatía en tiempos de pandemia

Erika, Rosa, Mónica y Alicia Llanos Roa, de la localidad de Lastarria, desde este sábado 18 de Abril, han dado catedra de solidaridad y de empatía con el prójimo, ya que solo con las ganas de ayudar y con la que cada una de ellas tenían en sus despensas, confeccionaron una gran Olla Comunitaria, con la cual han ofrecido almuerzo de manera completamente gratuita a los vecinos que lo requieran en Lastarria.

Con más ganas que recursos estuvieron los dos primeros días, pero de ahí en más se ha sumado gente a colaborar con esta iniciativa, ya sea con productos, enseres, y hasta transferencias electrónicas nos han llegado, para solventar los gastos que incurrimos a diario en esta obra que es memoria de nuestra hermana que lamentablemente nos dejó, Margot, fue una gran Dirigenta muy preocupada de sus vecinos, y cuando las situación lo requería muchas veces ella sola realizaba esta Olla Comunitaria.

La idea se propició ya que notamos que la situación para algunos vecinos era muy crítica, al no contar con un empleo estable, la mayoría trabaja al día, en diversas actividades, que se han visto casi eliminadas en estas semanas, no pudiendo generar recursos para solventar sus gastos, y seguir con la gran labor social y tradición que impuso Margot, es una especia de homenaje a ella, que ahora nos ayuda a cocinar del cielo.

Los Menús van desde Porotos con Riendas, Cazuelas, Puré con Longanizas, Tallarines con carne, todo acompañado con pancito amasado recién horneado y Sopaipillas, todo con las normas de higiene y seguridad para garantizar u proceso de manipulación de alimentos muy rígidos, Gorros, guantes, mascarillas.

Con las redes sociales la noticia ya llego a casi la mayoría de los vecinos de Lastarria, ya muchos saben que todos los días a partir de las 13:00 horas se pueden acercar a la Población Nuestra Señora del Carmen, a retirar su almuerzo, que es preparado y aliñado con mucho amor, cariño y dedicación, y hay casos especiales que por problemas de salud, no pueden acudir, y nosotros les llevamos a su domicilio su almuerzo.

Sin lugar a dudas es una Obra solidaria ya muy poco común y digna de destacar, ya que disponer de recursos, tiempo y trabajo para solidarizar con quien lo necesita, es una práctica que desgraciadamente se ha ido perdiendo en el tiempo, pero contra la adversidad siempre renace y ojala permanezca siempre ese espíritu de solidaridad y unión.

Queremos finalizar estas líneas con una reflexión “𝘕𝘰 𝘩𝘢𝘺 𝘯𝘢𝘥𝘪𝘦 𝘵𝘢𝘯 𝘱𝘰𝘣𝘳𝘦 𝘲𝘶𝘦 𝘯𝘰 𝘵𝘦𝘯𝘨𝘢 𝘯𝘢𝘥𝘢 𝘲𝘶𝘦 𝘥𝘢𝘳, 𝘯𝘪 𝘩𝘢𝘺 𝘯𝘢𝘥𝘪𝘦 𝘵𝘢𝘯 𝘳𝘪𝘤𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘯𝘰 𝘵𝘦𝘯𝘨𝘢 𝘢𝘭𝘨𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘳𝘦𝘤𝘪𝘣𝘪𝘳”, mucha veces con regalar una sonrisa, puedes iluminarle el día a tu prójimo, solo brindarle los agradecimientos a las Hermanas Llanos Roa de Lastarria, por esta lección de Solidaridad.

Dejar un Comentario