Compartir

Alojamientos caen 99% en el último mes en La Araucanía

Alojamientos caen 99% en el último mes en La Araucanía

Las complejas cifras de la actividad turística en la Región detallan que las pernoctaciones tuvieron un descenso casi total con un 99%. Hoteles, residenciales y servicios de Bed & Breakfast prácticamente no tuvieron visitantes durante el mes de abril, lo que significó un descalabro económico de proporciones para sus dueños.


El reporte del Instituto Nacional de Estadísticas añade que en abril llegaron apenas 238 pasajeros a establecimientos de alojamiento turístico, lo que dice relación con el cierre de restaurantes, hoteles y cabañas que ordenó la autoridad sanitaria al inicio de la pandemia.

Para Aníbal Gutiérrez, presidente de la Asociación Gremial Hotelera de La Araucanía (Hotelga), la actual situación afecta particularmente al rubro hotelero.  “No tenemos certeza de cuándo esto se termina”, aseveró Gutiérrez, quien añade que “la temporada de invierno ya está perdida y solo nos queda esperar lo que va a pasar con el eclipse”.
El líder gremial, además, sostiene que en términos de reactivación “la Región merece un trato especial, porque las cosas que pasan en La Araucanía no suceden en otras partes del país. En el resto del país no queman camiones ni hay violencia como aquí, entonces el turismo viene afectado hace varias temporadas”.

 

CIERRES Y DESPIDOS

 

Juan Venegas es el dueño del reconocido restaurante y hospedaje “Donde Juancho”, emblemático local ubicado frente a la plaza de Lonquimay. Con más de 15 años de tradición, Juan asegura que nunca había pasado por una situación como la actual. “Estamos cerrados desde fines de marzo y ya hemos tenido que desvincular a 4 trabajadores y acogernos a la Ley de Protección del Empleo con los otros cuatro colaboradores que tenemos”, afirma Venegas, quien sostiene que desde el cierre no ha tenido pasajeros y ni clientes en su local.

 

El panorama en la costa de La Araucanía es tanto o más sombrío que en la cordillera tras la declaración de pandemia. Así lo asegura Carmen Abarzúa, presidenta de la Cámara de Comercio y Turismo de Queule y dueña del restaurante El Rincón de Charlotte, ubicado en la calle principal de la caleta. “Aquí estamos en un barco que naufraga y nadie se está salvando”, asegura la propietaria de uno de los locales emblemáticos de Queule. La situación es de tal magnitud en Queule, afirma la dirigenta, que debido a las características de los emprendimientos, ninguno de los empresarios turísticos ha logrado acceder a los beneficios económicos y tributarios que el Gobierno ha anunciado.

Dejar un Comentario